CBD y depresión posparto

La depresión posparto es una afección común que se experimenta después de tener un bebé. Otro nombre para la depresión posparto es Baby Blues.

Los síntomas de la depresión posparto pueden variar de una mujer a otra. Durante el embarazo, es posible que no haya indicios de esta afección. Solo después del nacimiento ocurren los cambios físicos y mentales.

Tener un bebé, ya sea por primera vez o no, es una experiencia que cambia la vida. Puede traer consigo enormes responsabilidades que no se realizan hasta que llega el bebé.

Se experimenta una rutina de vida completamente nueva, y los planes y escalas de tiempo pueden literalmente desaparecer por la ventana.

Sin embargo, es un momento feliz y debe ser acogido. Lo importante es la salud y la seguridad de nuestro recién llegado.

Como seres humanos, prosperamos con la rutina y la estructura, por lo que cuando esto se interrumpe, puede ponernos ansiosos. Puede ser un trabajo de tiempo completo cuidar de un niño, por lo que encajar todas nuestras otras tareas durante el día puede ser abrumador.

Los niveles de energía son bajos, y esto se puede atribuir a la falta de sueño o al estar constantemente en movimiento durante el día.

Tratar de adaptarnos a nuestro nuevo estilo de vida puede hacernos cuestionarnos. Cuando sentimos que no podemos hacer frente, esto infunde un sentimiento de insuficiencia.

La vinculación con nuestro recién nacido es muy importante. Se nos anima a hacer esto inmediatamente después del nacimiento. Desafortunadamente para algunos, esto puede resultar bastante difícil.

Si los síntomas de la depresión posparto persisten, es aconsejable buscar ayuda lo antes posible.   

Hay muchos medicamentos que se pueden recetar para levantar el ánimo o ayudarnos a obtener el descanso que tanto necesitamos en este momento.

Las flores y los aceites de CBD son un buen complemento que ayuda con la depresión, el estrés o la ansiedad.

Para un enfoque más natural, los productos de CBD son ideales. El CBD (cannabidiol) es un cannabinoide no psicoactivo, que no alterará el estado de ánimo.  

Las flores de CBD se pueden agregar a nuestra comida y son muy versátiles. El aceite de CBD se puede administrar con unas gotas debajo de la lengua.

Las flores y los aceites de CBD pueden tener un efecto muy relajante y asegurarán un sueño reparador.

El CBD no es adictivo y es seguro de usar.

Guiado por las regulaciones de la UE, el CBD se analiza constantemente para garantizar un uso saludable y seguro.


el artículo anterior próximo artículo