CBD: una nueva forma de tomar su café

Los productos de CBD (cannabidiol) se han convertido en un suplemento bien conocido que podemos elegir para agregar a nuestras rutinas diarias. Ya sea que se ingiera o se use tópicamente, no se pueden negar los magníficos beneficios que este remedio ancestral puede brindar.

El CBD se deriva de la planta de cáñamo, junto con el cannabinoide también popular, THC (tetrahidrocannabinol). Existe una diferencia significativa entre los dos, pero ambos tienen propiedades terapéuticas.

El CBD es un compuesto no psicoactivo. Esto significa que una vez ingerido, no producirá las sensaciones eufóricas que alteran la mente por las que el THC es famoso.  

Sin embargo, después de muchos años de estudio e investigación, se ha hecho evidente que muchas dolencias y enfermedades pueden tratarse con CBD.

Algunos se reservan sobre el uso de CBD como remedio debido a la confusión con el THC. El THC tiene un efecto psicoactivo que es indeseable para quienes buscan un alivio del dolor o simplemente una sensación general de bienestar sin la sensación de estar "colocados".

El CBD es seguro de usar y no genera adicción. Puede ingerirse en forma de aceite o flor. Es una práctica habitual comprar aceite de CBD en un frasco gotero. Hay diferentes concentraciones de CBD disponibles, y el THC presente no puede superar el 0.2% (a veces el 0.3%) en algunos países. Los frascos cuentagotas son pequeños y cómodos de llevar para usar cuando sea necesario.

Las regulaciones y directrices europeas garantizan que el cultivo y la producción de productos de CBD sigan reglas estrictas para permitir un uso seguro.

Las flores de CBD también son populares. Se pueden agregar a alimentos o bebidas, e incluso fumar en forma de pre-roll (¡sin el tabaco nocivo, por supuesto!).

Siempre habrá formas novedosas de tomar CBD, y una nueva forma es agregarlo a nuestra dosis diaria de café.

Elegir un café de nuestra cafetería local puede ser una experiencia abrumadora, aunque placentera. Hay tantas formas diferentes de beber nuestra amada bebida.  

No importa cómo tome su café, el aceite de CBD se mezclará maravillosamente con él. Como el café tiene un aroma bastante rico y con cuerpo, sería difícil oler el aceite de CBD una vez agregado. Además, debido a que el café es inicialmente negro, el color no cambiará con el aceite de CBD agregado. Algunos aceites de CBD disponibles tienen un color verde pálido. Aquí en Hempire Gardens, nuestro aislado de CBD es incoloro e inodoro, lo cual es perfecto para aquellos que están influenciados visualmente.

Idealmente, una o dos gotas son suficientes para tener un efecto beneficioso. Administrado debajo de la lengua es una forma rápida de introducir CBD en su sistema y aliviar el dolor y la incomodidad.

Sin embargo, si lo prefiere, un par de gotas agregadas a una taza de café sería bastante difícil de detectar. Los beneficios son innegables, ya sea para remediar un problema de salud o simplemente para el bienestar general.

Nuestro primer café de la mañana es probablemente la bebida más disfrutada del día. Tomado con solo un par de gotas de aceite de CBD, se convierte en una potencia. Aliviando la ansiedad y el estrés, nuestro café matutino infundido con CBD puede mejorar la concentración y la energía.

Se sabe que el CBD trabaja con los receptores de nuestro cerebro. Calma la mente y el cuerpo, por lo que combinado con nuestro café es como un abrazo en una taza.

El CBD también está verificado por la Organización Mundial de la Salud, lo cual es bueno saberlo y se puede disfrutar sabiendo que no daña la salud.

 

 


el artículo anterior próximo artículo